Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Se inaugura MUFO (Museo del Futuro)

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


Universal demanda a Grooveshark por infringir derechos de autor

23 Nov


No es hasta ver los documentos legales que reclaman el pago de 150,000 dólares por cada infracción cometida en contra de Universal Music Group por derechos de autor, que Paul Geller, el vice presidente de asuntos externos del equipo de Grooveshark, pondrá el problema a discusión.

Grooveshark es un servicio de música que permite a sus usuarios buscar, escuchar y subir música, crear playlists y compartirlas en redes sociales en forma de streaming.

Groveshark había ya declarado anteriormente que ellos no serían responsables de las violaciones que los usuarios pudieran cometer en contra de los derechos de autor de cada pieza musical, amparándose con la protección que proveé la Digital Millenium Copyright Act (DMCA por sus siglas en inglés), que es la ley que protege los derechos de reproducción, aunque estos mismos protocolos no aplican en el caso de proveedores de servicios que incurran en infracción.

No es raro saber que las compañías discográficas al día de hoy sigan peleando avariciosamente por los derechos de autor y el caso de Universal, quienes alegan que los usuarios de Grooveshark han infringido al subir de manera ilícita más de cien mil canciones en su sitio para su reproducción, es simple y tristemente otro más.

A su vez, Universal tiene una demanda por parte del rapero Chuck D de Public Enemy, quien alega no se le han pagado satisfactoriamente sus regalías por música descargada digitalmente. El vocero de UMG califica su queja como débil y llena de errores.

Por Alfonso Nocedal

Fuente: NME



Regresar