Null: el nuevo sello mexicano de música electrónica en búsqueda de sonidos únicos

Band to Watch

DJ-707M Roland Serato

DJ-707M: El nuevo controlador para todos los DJs móviles

Tech & Gadgets

SKALAR: la impactante instalación de arte digital que llega por primera vez a México

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Gifts & Promos


#Reseña: Sebastien Tellier en el Teatro Ángela Peralta

11 Jun

Un artista recluido entre los límites de lo absurdo y lo brillante, hacen de Tellier un personaje con abundante impredecibilidad, donde las incógnitas superan cualquier tipo de certeza al ser testigos de su singular apología. Estas incógnitas atentan ante las expectativas que predominan en un espectador previo a un concierto de una figura sin nada reciente bajo la manga y con altas probabilidades de finiquitar con una agradable o impertinente sorpresa.

Un Sebastien Tellier solo ante su piano Steinway & Sons en el espléndido marco del Teatro Ángela Peralta, fueron evidencia del nerviosismo que padeció desde un comienzo con Roche hasta su cortante conclusión. Los espacios entre canción y canción, eran aprovechados por Tellier para manifestar que se encontraba en alucinógenos y justificar errores en la ejecución que fueron difíciles de percibir. Conforme avanzaba la hora de duración en su presentación (con canciones como La Ritournelle, L’Amour et la violence y La Dolce Vita), el humor y tono burlesco con el que abordó su discurso, fueron apagándose paulatinamente al grado de ser claramente vergonzoso para los espectadores ver la decadencia de un personaje en el transcurso de tan solo sesenta minutos. Un claro momento del infortunio de Tellier para sostener un escenario con solo la presencia de su piano, fue cuando subió a una chica del público que en pocos minutos regresó de donde vino ridiculizada por un artista con una ejecución musical impecable, pero con una postura perpleja ante las ‘’ajenas’’ circunstancias.

Esta volatilidad que se percató en el entorno, terminó por afectar al público y el desarrollo musical de Tellier, quien parecía contar los minutos para regresar a su habitación de hotel y seguir consumiendo lo que tan devotamente presumió en su palpable condición. Todos estos pormenores elevan o reducen lo mítico de un artista que jamás ha encubierto su excentricidad concentrado en lo controvertido, pero actitudes de esta índole ante una audiencia que pasó de las risas al desconcierto, dejan en evidencia del infortunio presencial que ha cultivado Tellier a lo largo de su aclamada trayectoria musical. Esta yuxtaposición de elementos, hicieron extrañar a una live band que hubiera complementado y encubierto una presentación que, a pesar de sus infortunios, queda enmarcada en la memoria de sus asistentes por sus latentes contradicciones.

Fotografías por Carolina De Luna

Texto por Diego Orozco

Danos Like para recibir updates en Facebook al instante.


Regresar