Null: el nuevo sello mexicano de música electrónica en búsqueda de sonidos únicos

Band to Watch

Behringer lanza clon del clásico TB-303 de Roland

Tech & Gadgets

SKALAR: la impactante instalación de arte digital que llega por primera vez a México

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Gifts & Promos


Reseña + Fotos: La primera edición de Sónar en la Ciudad de México

09 Oct

Al ser un festival que busca colocarse mundialmente como el máximo exponente tecnológico de la música electrónica, el Festival Sónar llega desde Barcelona a México para quedarse. Habiendo hecho el festival Mutek una gran labor en colocar a México como un país donde se está generando una escena nacional y se ha creado un público que se encuentra ansioso por más música electrónica, Sónar nos elige como un punto estratégico para destacarse, tal como eligió otros lugares como Estanbul, Hong Kong y Atenas.

Después de este fin de semana, claramente el Parque Bicentenario se ha posicionado como un hot spot ideal para festivales, pues demostró ser un venue de fácil acceso con un buen flujo entre escenarios, sin estar muy lejos uno del otro, pero lo suficiente como para que no se entrelazara el sonido entre los artistas.

Uno de los puntos notorios del festival, es la gran variedad de géneros que pueden derivarse o combinarse con la música electrónica; fue uno en el que escuchamos IDM, R&B, deep house, trap, e incluso EDM. No fue un festival tan under como lo es Mutek, Sónar más bien nos presenta varias aristas de la electrónica sin discriminación hacia el mainstream. Por lo tanto, a diferencia de la opinión pública, Sónar definitivamente no es un festival que va a reemplazar a Mutek, simplemente es como su primo hermano.

Era de esperarse que por ser el trap uno de los géneros del momento, el festival iniciara durante el día con una amplia variedad de artistas hispanoparlantes emergentes de calidad como Jesse Baez y Noa Sainz, trayendo música que acorde con la hora y el clima nos hicieron sentir en pleno verano.

Quizás no fue la mejor idea poner a Nosaj Thing x Bureau Cool y el DJ set de Bonobo antes de BADBADNOTGOOD, pues la ecléctica selección musical de Bonobo nos hubiera preparado perfectamente para lo que vendría con Daniel Avery. Sin embargo, el orden de los artistas fungió como una montaña rusa de emociones que al final funcionó.

Nosaj Thing ya nos había sorprendido en el festival Ceremonia durante el 2013, pero Bureau Cool fue una suma agradable a la ecuación, provocando una sorpresa nueva a los que ya lo habíamos visto anteriormente. Aunque la gran habilidad que tiene Bonobo para mezclar hizo que bailáramos como si no hubiera mañana, se hubiera esperado que un artista de su calibre realizara una selección musical más exquisita como lo hizo por momentos al ponernos a Jon Hopkins.

La banda que más trajo espectáculo en vivo fue BADBADNOTGOOD, pues está conformada de músicos que claramente saben lo que están haciendo, tanto que la presentación fluyó tan natural que se sintió como un jam improvisado en vivo, lleno de texturas jazzísticas y de R&B. La gran sorpresa del momento fue deleitarnos con la voz de Charlotte Day Wilson en la canción de ‘In Your Eyes’.

Conforme avanzó la noche, la música electrónica fue subiendo de intensidad conectando así con el ánimo eufórico que Skepta provocó en la gente, ‘atasque se acabó’ con Richie Hawtin Close y Zombies in Miami a las 4:00 de la mañana. Al final, los asistentes concordarán en que fue un festival que cumplió, si es que el máximo objetivo era el de hacernos bailar. Quizás el año que viene, Sónar nos regalará dos días como se hace en Barcelona. Ahora solo queda la curiosidad ante qué sucederá, pues ahora que ya tuvimos una probadita de Sónar nos hemos quedado con ganas de más.

Texto por: Alejandra Laveaga

Fotos por: David Barajas para Warp

Danos Like para recibir updates en Facebook al instante.


Regresar