Null: el nuevo sello mexicano de música electrónica en búsqueda de sonidos únicos

Band to Watch

Behringer lanza clon del clásico TB-303 de Roland

Tech & Gadgets

SKALAR: la impactante instalación de arte digital que llega por primera vez a México

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Gifts & Promos


Reseña + Fotos: El regreso de Peter Hook & The Light a la CDMX

22 Oct

Horas antes de que comenzara el concierto, los típicos puestitos identitarios de la CDMX con playeras, pósters y tazas empezaron a conglomerarse afuera del Frontón México. En estas predominó el famoso y característico diseño del disco Unknown Pleasures. ¿La razón? Peter Hook, fundador de la reconocida banda de post-punk inglesa de finales de los años 70 Joy Division y posterior fundador de una de las más representativas del synth-pop en los 80 New Order, se presentaría en el foro con su proyecto Peter Hook & The Light.

Fue hace 10 años que el aclamado bajista decidió iluminar a una nueva generación con su proyecto ‘Peter Hook & The Light’, uno que aviva la nostalgia de todas aquellas canciones con las que muchos de los asistentes crecieron y que ofrece la oportunidad de revivir ese momento de descubrimiento musical en las caras de sus hijos.

Es claro que a Peter Hook le encanta venir a México, lo ha expresado en numerosas entrevistas, y cómo no, si somos consumidores fervientes de música y nostalgia. Los mexicanos somos por seguro una de las audiencias más cálidas para los artistas en los conciertos, lo cual los exponentes encuentran magnético y contagioso en el momento de sus presentaciones. La noche de ayer no fue la excepción: la fila comenzó a hacerse desde las 7:00 pm para poder alcanzar el mejor lugar posible, incluso aunque en el Frontón desde casi cualquier lugar se escucha y ve de la mejor manera.

Al punto de las 9:30 pm, los asistentes comenzaron a cantar y bailar por las siguientes 3 horas al compás de tracks como ”Digital”, ”She’s Lost Control”, ”Shadowplay” y ”Transmission” de Joy Division para después pasar a un mood más electrónico con el repertorio completo del Technique (1989) y Republic (1993) de New Order. Fue un show dividido en cuatro actos, con tres encores que gradualmente ofrecerían un viaje a través del tiempo para reventar en una ola de éxitos en la que obviamente no podría faltar ”Blue Monday”, fue ahí cuando despertó el espíritu de un lunes azul y todos bailaron como si no hubiera martes. Pero ahora es martes, y nos quedamos con el grato recuerdo de un concierto a su vez fundado en el recuerdo.

Texto por: Alejandra Laveaga

Fotos por: Alejandro Santos Instagram

Danos Like para recibir updates en Facebook al instante.


Regresar