Camila Fuchs: un punto de tensión entre la experimentación, la intuición y el pop

Band to Watch

Como entrarle a GarageBand y no morir en el intento

Tech & Gadgets

Ladytron (Live) en México

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Gifts & Promos


Missing Human: la esencia de la melancolía en el NRMAL

27 Feb

Captura de pantalla 2015-02-27 a la(s) 11.40.27

El desacierto y los malos tiempos no son siempre sinónimos de desconsuelo o tragedia. Actualmente el país, y el mundo en general, enfrentan dificultades de tonalidades oscuras, a veces color rojo, que empañan no sólo la estabilidad de la masa sino también la mente de cada individuo. Hace algunos años ciudades como Monterrey y Veracruz eran azotadas por un torrente violento que las situaba como un agujero negro dentro del panorama nacional. Sin embargo, las malas noticias no perjudicaron de manera total a la población y las actividades culturales, una muestra de ello es el Festival NRMAL; una propuesta que surge justo cuando las cosas pintaban para menos.

Desde 2009, el NRMAL se ha posicionado como una iniciativa fresca y congruente con el panorama musical que se gesta en las ciudades con más influencia en el mundo, reuniendo proyectos consagrados y un cúmulo de propuestas nuevas o que difícilmente han sido descubiertas por los festivales mainstream. Dentro de los nombres que componen el cartel de la sexta edición de festival se encuentra: Missing Human, un proyecto de música inclinada más a la electrónica pero que también hace uso de instrumentos como baterías y guitarras, lo que hace de su sonido una mezcla ecléctica no sólo musical, sino también generacional.

unnamed-23-1024x700

Missing Human nace en la cabeza de Daniel Badillo, un nombre que surge como resultado de un viaje introspectivo después de haber formado parte de varias bandas con las que tocaba desde rock y jazz, hasta folk; tras haber analizado un poco las cosas, decidió alejarse de los sonidos convencionales de una banda y mejor realizar música con algunos secuenciadores y programas de computadora con tonalidades de sintetizadores, e incluir una batería y una guitarra para sus conciertos, haciendo de sus creaciones una amalgama polirrítmica.

La melancolía es un elemento que perméa en esencia; de hecho, al momento que su madre escuchó por primera vez sus composiciones, la primera imagen que visitó su cabeza fue la de tristeza, pues las voces y ecos en demasía, mezclados con las repeticiones constantes en los acordes y golpeteos de batería, nos remiten a paisajes oscuros que bien podrían sonorizar la última noche del mundo. De padres mexicanos, Daniel es el único integrante de su familia que ejerce la música de manera profesional, aunque también tiene estudios en otras áreas como el diseño industrial, carrera que estudió durante un tiempo y que al igual que la música, practicó como un ejercicio creativo y de relajamiento.

Missing Human

La producción más reciente lleva por nombre Pulse, y fue editada en formato casete, una versión que retoma fuerza después de casi desaparecer al término de los 90, una muestra de que el pasado juega una parte importante en la creación de Daniel, quien también se declara seguidor de la gráfica oriental, sobre todo del anime y las revistas de cómics, una clara influencia visual observable en “For Me”, el primer corte hecho video y que relata por medio de un robot el paso del tiempo bajo el agua de lluvia, como si el agua tuviera propiedades curativas al momento del contacto.

Referente al aburrimiento de tocar siempre el mismo set, Daniel argumenta que la vida en sí está siempre en constante movimiento y, por ende, tocar las mismas canciones de manera igual durante tanto tiempo resulta repetitivo, es por eso que hacer remixes de sus propios cortes resulta una práctica refrescante y que incluso este método puede hacer versiones mucho más agradables que las originales. Esa es una de las razones por las que el NRMAL ocupa un lugar importante para la industria mexicana, según Daniel, quien considera a este festival una ventana para conocer un panorama diferente que se gesta a la par de la formación sólida de Missing Human.

Missing-Human-showcase-Nrmal-GDL-one-heap-wonder-832x400

Sus presentaciones en vivo han sido pocas. Desde su comienzo, Missing Human suma nueve, más las dos fechas que tendrá en los próximos días al formar parte del NRMAL en su versión 2015, una en Guadalajara y otra más en el D.F. -el próximo sábado 28 de febrero. Yo lo escuché por primera vez en la edición pasada de Mutek México, y sin duda fue uno de los actos nacionales que más me sorprendió, tanto musicalmente como su presencia en vivo. Un nombre que lejos de desaparecer está cimentando su futuro en terrenos poco estables.

Por: Alejandro Romero

Danos Like para recibir updates en Facebook al instante.


Regresar