Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Se inaugura MUFO (Museo del Futuro)

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


Década 2, tres décadas de una voz al frente de la electrónica mexicana

19 Ene

Por Rafael Villegas

Carlos García y Mateo Lafontaine – Década 2– son parte de una generación de músicos sin los cuales, México jamás hubiera podido entrar en términos de sonido a una edad moderna y rebasar, a inicios de la década de los ochenta, los formatos más tradicionales y agotados del rock and roll y el rock de los sesenta y setenta.

Esta es la conversación que tuvimos con el  dueto, quienes, como pasa generalmente con los pioneros en algo, distan mucho de ser mentes ordinarias. La entrevista sucedió a unos días de su presentación en HERTZFlimmern 5 el sábado 21 de enero de 2017

Antecedentes, inicios, la escena en el México de entonces…

Carlos García: En 1985 se forma oficialmente Década Dos, anteriormente tanto Mateo como yo habíamos estado en otras agrupaciones. Él y yo nos conocimos en 1982 gracias a Walter Schmidt. A partir de ahí fuimos amigos y empezamos a colaborar, como en Old Fashioned, mi primer grupo de technopop; con éste grupo me presenté en un concierto mítico al lado de Capitán Pijama, Size y Síntoma. Justo ahí conocí a Mateo y más adelante se integró como cantante.

Después hicimos Volti con Mateo, yo tuve por mi cuenta a Silueta Pálida y Mateo estaba en María Bonita. Después de todo esto, formamos primero Década Hoy y posteriormente Década Dos.

Mateo Lafontaine: El nombre de Década en ambos grupos surgió por Joy Division y su rola Decades , eramos chavitos y le teníamos una fe total aquello, y pretendíamos continuar con ese legado.

Década Hoy era un grupo de cinco hasta seis personas, con bajo, batería, cantante guitarra, obviamente sintetizadores y cajas de  ritmos; era un sonido mucho más Factory Records, guardando proporción, una banda como New Order en sus pasajes más oscuritos, Federico Fong hacía el bajo eléctrico, básicamente era una banda de rock electrónico. Década Dos nace ya como un proyecto de Electronic Body Music y Post Industrial.

Walter Schmidt con Carlos y Mateo

CG: Walter Schmidt fue un personaje fundamental, no sólo para nosotros, sino para casi toda la gente que ha hecho música underground en México. Yo comencé a hacer música con un grupo llamado Glissando, de corte completamente experimental.Comprando la revista Sonido descubrí que Walter era el director y le llevamos material a la revista material.

A partir de ahí comenzó a recibirnos en su casa, le llevábamos cintas de nuestros grupos que a él le gustaban mucho.Él por su cuenta nos mostró muchísima música, gracias a él nos empezaron a gustar las cosas más vanguardistas de aquél momento como Ultravox, Visage y demás.

M: Mi historia con Walter es muy similar. Yo era muy fanático junto con un amigo de Throbbing Gristle y Suicide y era muy difícil encontrar a gente que escuchara o hablar de eso. Pero en sonido este señor de repente hacía reportajes de ¡Stockhausen! lo cual era muy impresionante a pesar de que pudiera estar Olivia Newton John en la página siguiente.

Vi en la editorial su nombre. Una ocasión, de chavito, me escapé de la escuela para ir a la tienda Hip 70 para ver a Size y al Capitán. Ubiqué a Walter por la revista y comencé a mandarle dibujos de Size, hasta que un día me invitó a su casa, lo cual fue una experiencia tremenda ya que tenía una especia de mercado de Calcuta en su casa, con reptiles, acuarios, salamandras y demás, algo muy impresionante para un chavito. Lo considero un verdadero patriarca, un ser muy conceptual, incluso más que otros que en su momento tenían un look más escandaloso.

CG: Siempre -hasta la fecha, ha sido muy difícil para nuestras bandas encontrar buenos espacios para tocar. A mediados de los ochenta, con el inicio de Década Dos, nos presentábamos seguido en el Bar 9, el mejor bar que ha tenido México, y en el Tuttifrutti; había otros espacios, como Dínamo Garage, tocamos en el cine Hipódromo con LLT e íbamos a tocar con Front 242 en el Ángela Peralta, pero como todos saben, ese concierto no sucedió.

ML: El tema con Década Dos es que está en un espacio un tanto extraño; no es una banda de noise o de power electronics industrial, no es una banda experimental y tampoco pretende ser Techno de club. Nos gusta el club y si bien es cierto que nuestra raíz es oscura, no es fácil tener bandas colegas de alguna manera estén del mismo perfil.

Nuestro rollo tiene más que ver con Nitzer Ebb, Wax Trax, toda esa escuela. De entrada, no había antros especializados en esto. Sin embargo siempre tuvimos una gran respuesta, la gente nos diferenciaba de otros simplemente porque hay voz, hay mucha presencia escénica, hay una esencia más punk. Nuestro público siempre ha sido increíblemente energético.

Bar 9

Circuitos, oscilaciones…

CG: Comencé a los 17 años a interesarme por hacer música, en aquel momento no tenía instrumentos. En aquel entonces,por azares del destino, abrí una grabadora de caset y la abrí, comencé a tocar los circuitos con las yemas de los dedos, descubriendo que hacían ruido. En esa época me gustaba mucho la música concreta y esto me servía para hacer algo similar a lo que me gustaba. Luego vino Glissando, por fin me pude comprar un sintetizador Korg MS10, siempre me llamaron más los sonidos electrónicos que los de otros instrumentos.

ML: Por mi fervor por Suicide y TG e incluso desde los setenta, siempre me llamaron la atención los sintetizadores, estaba obsesionado con cómo producir estos sonidos. En los ochenta, Viendo a illy, a Size y a todos ellos, descubrió que quería hacer una banda pero ¿con quién? si no tenía amigos interesados en todo esto.

Pero gracias al Capitán Pijama descubrí que el adagio punk Do it your Self, podía ser una realidad. Por primera vez en mi historia, cuando le compré al Capitán y a Size mis primeros sintetizadores, logré hacer realidad aquello: encerrarme yo sólo y poder hacerlo yo mismo sin necesitar a nadie, lo cual iba con lo que tenía en ese entonces de hater, de esta postura de no necesitar a nadie ni buscar a nadie.  Todo esto se nota hasta la fecha, Carlos y yo somos de personalidades muy diferentes, y cuando tocamos ni nos hablamos. La amistad que llevamos es muy silenciosa, muy contemplativa,en la vena de Tarkovski. Eran los ochenta y nos gustaba su lado más depresivo y oscuro, podíamos pasar mucho tiempo entre los charcos viendo edificios demolidos.

Trayectoria, sonido…..

CG: Todo evoluciona, esta música y nosotros también; gracias al equipo que tiene Mateo de años, hemos podido mejorar mucho lo que teníamos en un principio. Sintetizadores aparatos, cajas de ritmos nos han perdido tener un sonido más fino, antes era más duro, crudo.Hemos afinado todo, incorporando elementos contemporáneos sin dejar de ser EBM.

ML: Somos muy fieles a las cosas que nos dieron origen, Me sentiría patético si me hubiera convertido en alguien haciendo house para fiestecitas porque no es lo mío. Sigo escuchando a Chris Carter, Cosey Fanny Tutti y a Clock DVA haciendo cosas fabulosas y todo eso resulta inspirador para continuar enla misma línea, nuestro concepto sigue siendo el mismo, obviamente la tecnología ha cambiado y aunque yo adoro trabajar con aparatos antiguos también lo puedo hacer con sintetizadores digitales. El valor de Década Dos es mantener esa línea: música electrónica con una escuela muy distinta al dance y al club, no pretendemos ser intelectuales ni ser los reyes de la pista, aunque las rolas se puedan bailar, no es nuestro fin último.

Mateo tiene todas las máquinas que todos los que producen electrónica quisieran tener…

ML: Hay un gran mito , mucha gente cree que vengo de una familia multimillonaria y que mi papá en lugar de regalarme casas o coches me regalaba sintetizadores, cuando la realidad es que empecé  a trabajar a los 16 años. Desde muy pequeño he dibujado y la gente me ha comprado mis dibujos, posteriormente como director creativo -odio decirlo pero es la verdad- comenzó a irme muy bien. A los 23 años ya tenía un gran puesto en una agencia importante: era director creativo para Ford. Eso ayudó mucho a que pudiera comprarme cosas, además pude viajar y hacerme de equipo en el extranjero.

Además, a diferencia de todo mundo, siempre he cuidado y procurado a mi equipo. Cuando surgió el MIDI, me dijeron “tira todas tus mierdas, ya no sirven, son viejas”. Tengo muchísimas máquinas que he comprado con un esfuerzo inaudito, aunque haya quien me odie y me vea como un creído.

Sobre el aparato que más historia tiene, quizás sea la LinnDrum. Ésta es una drum machine muy famosa, la primera digital. De la que yo tengo sólo se hicieron 500 en el mundo, vivas hay sólo 19 y 11 funcionan. El mismo Roger Linn me la pidió para una exhibición en Londres. Esta caja de ritmos fue usada por Prince, Human League y Michael Jackson en Thriller, y ni siquiera él la tenía, se la rentaba a Quincey Jones.

La descubrí escuchando a Heaven 17 o a Human League y me preguntaba “¿dios mío qué es eso? Sonaba muy cabrón, y siempre soñé con tener algo semejante. Absurdamente, a mediados de los ochenta en un tablón de anuncios, alguien estaba vendiendo su cámara y su Linn. Eso era imposible. Más en México y más en ese entonces.

Me obsesioné tanto, no sería oportuno decir todo lo que tuve que hacer para conseguir esa máquina que costaría en nuestros tiempos 70., 80 mil pesos, pero la conseguí.

Cada aparato tiene una historia tremenda, como la TB 303 que fui a conseguir en Tulancingo, Hidalgo.

 

 

 



Regresar