Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Se inaugura MUFO (Museo del Futuro)

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


Daft Punk y el peligroso juego de crear expectativa.

24 Abr

daft-punk-get-lucky

Durante las pasadas tres semanas hemos sido víctimas del bombardeo masivo de información acerca de “Random Access Memories”, cuarto disco de estudio de Daft Punk que está programado a salir durante la tercera semana de mayo y que es uno de los lanzamientos  más esperados del año, generando grandes expectativas debido a la lista de colaboradores que figuran en este nuevo plato del dueto, expectativas alimentadas fundamentalmente por nada en concreto más que las palabras de quienes se vieron involucrados en este disco diciendo que era una bocanada de aire fresco y que sería un material asombroso… todo esto se escuchaba prometedor hasta que el viernes pasado por fin vio la luz el primer sencillo del disco: “Get Lucky”.

Luego de todo este circo mediático armado concienzudamente por Daft Punk durante meses, “Get Lucky” es un tema que si bien es contagioso y agradable, no es precisamente lo que muchos esperaban del grupo, es un tema que se aleja de lo hecho en “Human After All” pero que se acerca demasiado a “Discovery”, sonando a momentos como una perfecta continuación de este último a 12 años de distancia. El detalle a resaltar aquí es el peligro que conlleva el crear altas expectativas con respecto a un nuevo material, un riesgo que compromete al artista a cumplir con lo prometido y que en la mayoría de los casos tiende a convertirse en una desilusión para muchos de sus seguidores.

Lo primero que sobresale en “Get Lucky” es el sonido y la composición, un par de elementos que lejos de sonar al Daft Punk electrónico de antes, se encuentra más cercano al funk o al disco de los 70 u 80, fenómeno que se explica a la perfección cuando se toma en cuenta la presencia de Nile Rodgers en la producción del tema, el cual se queda a la mitad del camino comparando las expectativas creadas en torno al nuevo material de Daft Punk y que nos deja esa sensación de escuchar más de lo mismo, aunque siendo honestos, esa sensación no resulta tan molesta como uno podría pensar en un inicio, sin embargo esto nos demuestra que la obra de los robots es un tanto predecible y carece de un ánimo genuino de querer experimentar con algo realmente distinto a lo hecho previamente.

No cabe duda de que han puesto en un pedestal a “Random Access Memories” sin siquiera haber sido lanzado aún, es un disco al cual se le ha hecho mucho ruido y ha mostrado pocas nueces hasta el momento, un ruido hecho por los mismos Daft Punk, Pharrell Williams, la maquinaria del marketing y sus fans, los cuales se han encargado de tocar hasta el cansancio “Get Lucky” en apenas una semana de haber sido lanzada. En definitiva no es un tema que marque un antes y después en la música electrónica, es un tema agradable al oído, contagioso y ameno, pero no está ni cerca de cumplir con las expectativas que se han generado en torno a este regreso de Daft Punk.

Lo único que nos queda es esperar a escuchar el disco entero y saber de una vez por todas si la expectación del público fue más grande que el propio trabajo de Daft Punk con todo y su lista de invitados de lujo, o si bien, todos y cada uno de esos halagos y palabras grandilocuentes acerca de este material se justifican con un disco a la altura de lo previamente prometido.

Por Frank Ramírez

 



Regresar