Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Se inaugura MUFO (Museo del Futuro)

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


Una plática con Brian Oblivion de Cults

11 Sep

Cults vinieron desde Nueva York a celebrar House of Vans, una serie de eventos en los que la música se unió con lo mejor del skate y la moda.

cults

Justo antes de su aparición en el escenario, Brian Oblivion, guitarrista, vocalista y percusionista de la banda, platicó con nosotros y nos contó muchas de las experiencias que ha tenido al lado de Madeline Folin, su ex novia y compañera musical:

Están a punto de lanzar un nuevo álbum, ¿cómo es tu proceso creativo? ¿ha cambiado mucho desde el inicio de Cults?

Todo comenzó cuando Madeline me regaló un teclado como regalo de cumpleaños y me sentí sumamente agradecido. Empecé a tocar y escribir algunas canciones mientras ella, un poco en broma, cantaba al compás desde el otro lado del cuarto.  Nuestros amigos empezaron a hacer ruido al respecto, platicando sobre nuestro proyecto y de repente, ¡pum! estábamos en varias páginas de internet y sitios web… fue encontces cuando dijimos: “Wow, ¿qué está sucediendo?” y de ahí empezamos a grabar.

Aunque después nos pasamos a un estudio para grabar, todo fue creado e ideado desde nuestra casa en nuestras lap tops. Grabamos algunas cositas y luego las llevamos con Shane Stonback, quien produjo y mezcló el disco y lo hizo sonar como realmente suena. Comparado con  [nuestro más nuevo disco”Static”], ha sido la experiencia menos estresante que he vivido.

¿Por qué piensas que la grabación de “Static” fue tan estresante?

Porque realmente tratamos de superarnos a nosotros mismos. Tratamos de mantener ese mismo sentimiento de ingenuidad y tranquilidad cuando se trata de componer, pero para mi, cuando se trata de grabar me sentía completamente loco… tuve que tener como tres intervenciones por parte de varias personas que conozco y me sentaba para mostrar todas las versiones de lo que había compuesto para que me dijeran cuál les parecía mejor.

La vez pasada tuvimos un disco 100% electrónico y esta ocasión quería hacer un álbum real, en un estudio: quería algo diferente, un baterista real, todos los teclados con los que toco, escuchar qué sonaba mejor. Me arrepiento un poco porque fue un desgaste mental muy fuerte, pero en realidad fue súper educativo para mi aprender cómo trabajar en estudio. Creo que hice todo el trabajo de un año en sólo unos meses, pero lo bueno es que nunca más tendré que hacerlo de nuevo.

A pesar del estrés, ¿prefieres grabar en un estudio, cierto?

Sí, absolutamente. Es una especie de lujo que no todos pueden pagar, pero que la gente sí debería de buscar tener, ¿sabes?

Puedo darme cuenta perfectamente de cuando un disco fue hecho en el cuarto de alguien y eso me parece increíble, digo, así es como yo empecé, pero cuando me parece extraño cuando la gente intenta que la música hecha en casa sea exactamente igual a la de estudio se nota. Es por eso que dije: “quiero hacer un disco real, tengo que ir a un estudio”.

Tras tu rompimiento con Madeline (quien se desempeña como vocalista de Cults) te fuiste a vivir a Japón un tiempo, ¿crees que tu estancia allá afectó el sonido de tu nuevo disco?

No mucho. Ese viaje fue como una etapa mía, una especie de caminata solitaria por el desierto. Japón es de los pocos países que tiene un 99% de población homogénea y cuando es uno de los lugares más solitarios en los que alguien puede estar, ya que todos se dan cuenta de que eres diferente y que no perteneces, lo cual lo hace un lugar perfecto para pensar y contemplarte a ti mismo, pero también es como estar en un viaje psicodélico en el que, si ves a un lado erróneo puedes sentirte apabullado. Así que el sentirte como un raro entre tanta gente puede que haya influenciado mi sonido.

¿Recomendarías a las bandas nuevas irse a vivir a Nueva York para triunfar?

No, no lo haría, creo que eso ya no importa. Ni siquiera se cómo funciona ahora… estaba hablando con un entrevistador sobre invitar bandas nuevas a tocar con nosotros en nuestra próxima gira, sin embargo pareciera que cada vez menos gente lo está logrando, incluso en la escena indie. Lo que sucede es que los blogs se han vuelto tan grandes y populares que ya no quieren cubrir a las bandas pequeñas que surgen. El indie se ha convertido en algo muy complicado, los raperos cada vez dominan más páginas como Pitchfork… yo no le recomendaría a nadie empezar una carrera musical en estos tiempos (risas). O sea, si les gusta la música y lo logran está bien, pero no creo que deban intentar demasiado… al menos eso es lo que sucedió con nosotros.

¿Qué te inspiró para escribir este disco?

La música soul y también tuve un gran periodo de escuchar a Spiritualized. Tratamos de hacer un disco que fascinara a la gente por su sonido, de esos que exploras y quieres escuchar miles de veces.

¿Qué canciones nuevas vas a tocar esta noche?

Creo que tocaremos “The High Road”, una de las nuevas… bueno, eso es si Madelline dice que lo hagamos.

¿O sea que nunca planean las canciones que van a tocar?

(Risas) No, para nada… sólo nos vemos el uno al otro y decimos “¿tocamos esta?” y ya, si los dos decimos que sí lo hacemos.

Por: Ana Gaby Lozano / @ana_nirvana



Regresar