Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Crusher ANC de Skullcandy: No solo se oyen, también se sienten!

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


Aquí están Trillones y su nuevo video para ‘Trayectorias”

16 Ago

Trillones

Trillones, como a estas alturas ya muchos deben saberlo, es el productor de Mexicali Polo Vega, uno de los actos más entrañables del sello tijuanense Static Discos.

Y lo de entrañable no viene de gratis, si algo se le ha dado de manera muy natural a Trillones es el estableces una comunicación muy cálida, marcada por la espontaneidad y la franqueza, con sus seguidores.

Por eso no sorprende que para el lanzamiento de su nuevo video, “Trayectorias”, Polo se haya tomado el tiempo de explicar personalmente la historia detrás. Estas son sus propias palabras:

Trayectorias es el nuevo video de mi disco El Tiempo Es Circular. Hace algunos días salí con mi teléfono en la mano, con la intención de grabar imágenes y hacer algún video con ello. Grabé varios clips desde el trayecto de mi casa hasta el bar donde nos esperaba una amiga para celebrar su cumpleaños, pero no me convencía lo grabado hasta ese momento.

Estando en el bar, ya con los amigos, me pasó, como suele pasarme, que estoy físicamente frente a otras personas, pero mi cabeza y atención se van a otro lado y empiezo a soñar despierto. A lo lejos, dentro del bar oscuro, que ahora tiene una nueva -y peor- administración según me cuentan, un amigo ponía canciones y un señor bailaba un poco al ritmo de la música que salía de las bocinas, al parecer celebraba la victoria de ganar un juego de billar. Vi que un extraño se le acercó y le pidió jugar contra él, el semblante le cambió, se tornó serio, y por alguna razón sentí el impulso de ir hacia ellos y pedirles permiso para grabar su juego. Aceptaron y los grabé.

Con los gestos, las enormes sonrisas del final y el saludo fraternal después del juego, supe que había valido la pena el haber registrado ese momento.



Regresar