Sintetizadores y sistemas modulares en el debut de Soona con su sencillo ”Moonlight Train”

Artists to Watch

Se inaugura MUFO (Museo del Futuro)

Tech & Gadgets

She Past Away dará un show exclusivo vía streaming presentado por Foro Indie Rocks

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Aniversarios


1Kara: Karaoke para solitarios

12 Dic

Si te gusta cantar y cuando cantas sólo te gusta a ti, te aburres de esperar tu turno cuando vas al karaoke, o no tienes amigos… no te preocupes, en Tokio, Japón han lanzado una tienda que se especializa en karaoke para los solitarios.

 

La tienda ワンカラ / “1Kara”, situada frente a la estación Kanda, abrió el pasado 25 de noviembre 2011 y ofrece la renta de espacios pequeños equipados con un micrófono, audífonos, una pantalla pequeña, una silla y el equipo de audio necesario para hacer tu fiesta karaoke a solas.

Según el dueño de la tienda, el 18% por ciento de los clientes que han rentado los cuartos son gente que llega sola y se va sola. También reporta que las razones por las que la gente va sola a este lugar es precisamente para practicar su canto y prepararse para futuras fiestas con amigos o compañeros de trabajo en las que el karaoke es una forma de diversión fundamental.

Los precios de estos rooms para cantar varían dependiendo la hora. Entre las 10 de la mañana y las 6 de la tarde, el precio es de 600 yens (aprox. 105 pesos mexicanos) por hora, mientras que de las 6 de la tarde a las 6 de la mañana el precio sube a 2600 yens (aprox. 451 pesos mexicanos). Todos los planes incluyen bebidas gratis.

Ahora solo nos falta esperar a que alguien nos traiga esta idea a México para que todos los que nos gusta, así cantemos mal las rancheras o no, dejemos la regadera o nuestros karaokes caseros de baja calidad para pasar un buen rato solos cantando como los profesionales en nuestra propia fiesta solitaria.

Por Alfonso Nocedal



Regresar