Camila Fuchs: un punto de tensión entre la experimentación, la intuición y el pop

Band to Watch

¡Skullcandy abrirá su propio estudio muy pronto!

Tech & Gadgets

Este sábado: Bar Américas en Normandie

Eventos

Nocturne 1 y 2: Intensas noches con una panorámica de la creatividad digital

Reseñas

‘Música, baile y amigos’: tres años de Dance Your Name (DYN); entrevista y mix por Fig

MyMixTapes

Mecanico te llava al Tomorrowland. ¡Participa!

Gifts & Promos

Elegancia musical junto en #RatedR: Michael Mayer + Rebolledo

23 May

Llego la primera edición de #RatedR, una serie de fiestas en las que el productor y DJ Rebolledo invita a un talento que ha sido influencia a lo largo de su carrera, en esta primera entrega tuvimos a la cabeza de Kompact, el alemán Michael Mayer.

La noche comenzó con el mix de Rebolledo, uno de los exponentes mexicanos más reconocidos y respetados dentro de la escena local, quien ya con algunos años de trayectoria demostró una vez más la energía que lo caracteriza, ofreciendo un místico set al calentar el dancefloor junto a todos los fieles asistentes del género a las calurosas noches de techno y baile en nuestro foro consentido, Normandie.

Rebolledo fue poniendo música con tiempos bajos hasta llegar a lo bailable, en la mayoría de su set logramos percibir el estilo influenciado por Michael Mayer.  

Entrando la madrugada llego el turno de Mayer, quien desde los primeros minutos inició con una excelente presentación, para muchos de nosotros seguramente fue la primera vez de disfrutar la calidad de este artista, quien a través de su set te envuelve, te lleva bajo sus reglas y se apodera de tus sentidos a través de los mixers.

Conforme avanzaban la noche tenía cada vez más energía, también notamos la influencia de Kompakt a través de sus temas. Algo que marcó la primera edición de #RatedR fue el B2B de Rebolledo y Michael Mayer, donde ni calor acumulado dentro del recinto, ni las horas de cansancio fueron el pretexto para bajar los brazos y dejar de bailar junto a estos grandes.

¡Noche épica!

Por: Jose Manuel Vaca



Regresar